Uno de mis mayores retos como maquillador, siempre ha sido conseguir que la piel se vea lo más bonita y natural posible. No siempre es fácil, ya que en muchas ocasiones, esta se presenta en malas condiciones. Pieles con falta de hidratación, con exceso de grasa o falta de exfoliación, pieles muy sensibles, suelen ser los problemas más habituales. Siempre que tengo que maquillar a alguna de mis clientes, le recomiendo que se prepare la piel con antelación. por norma general, les recomendaba que acudieran a profesionales de la piel para hacerlo pero muchas veces, los resultados obtenidos no eran los esperados. 

Es por ello, que desde hace mucho tiempo estaba buscando una línea cosmética que me ayudará a conseguir los resultados que, tanto mis clientes como yo, esperamos de un tratamiento. Además, era muy importante que fuera asequible, sencilla y sobretodo, que de verdad cumpliera con mi objetivo principal: que la piel esté en condiciones óptimas.

Ha sido mucho tiempo el que he invertido investigando y buscando una línea cosmética que de verdad cumpliera con estos objetivos, y por fin, la he encontrado.

Compositum llegó a mi a través de una gran amiga y profesional de la estética. Coincidí con Susi Casañ en un curso de la Asociación de Esteticistas y me habló de la marca y de su filosofía. Me invitó a una charla impartida por uno de los técnicos de Compositum y fue amor a primera vista: los resultados del tratamiento que realizaron en directo fueron inmediatamente visibles y me impresionó la calidad de sus productos y sobretodo, me impresionó su filosofía totalmente opuesta a la cosmética convencional.

Compositum trabaja la piel desde el punto de vista de los tejidos y las estructuras. Rompe completamente con la clasificación de pieles grasas, secas o mixtas ya que entiende que de esta manera, lo que hacemos es buscar solución a una causa y no al problema que la provoca. Además está basada en la fitoterapia ya que  95% de sus principios activos son de origen natural. Fueron estas características, junto con los resultados que observé, lo que despertó mi interés.

Se basa fundamentalmente en tres pilares básicos para el cuidado y mantenimiento de la piel: equilibrio, protección y soporte.

Equilibrando y estabilizando el Manto epicutáneo o hidrolipídico al estado de acidez precisa, para mantener la defensa necesaria como primera barrera de nuestra piel.

Protegiendo reconociendo a la epidermis como tejido exclusivo de protección  y actuando activamente sobre sus estructuras principales: melanocitos, queratinocitos, cemento intercelular, etc.

También actúa como soporte aportando al tejido dérmico principios activos de refuerzo como el colágeno, elastina y vitaminas potenciando su penetración mediante el uso de corrientes galvánicas.

Compositum es una línea que está formada por 9 productos que funcionan en perfecta armonía entre sí pero sólo tras un exhaustivo conocimiento de cada uno de ellos y un análisis de la piel del cliente y de sus necesidades específicas de forma muy personal y detallada.

Fue la fundadora de la marca, Cecilia Plaza Serrano, quien me ofreció una formación personalizada, la que me explicó la importancia de conocer muy bien el producto y sobretodo, la imperiosa necesidad de analizar las necesidades especificas de nuestros clientes para poder llevar a cabo un diagnóstico y protocolo único para cada uno de ellos.

A día de hoy sigo aprendiendo con esta estupenda marca cosmética, ya que ofrecen  una formación continua así como un asesoramiento profesional excelente.

Estaremos encantados de presentaros nuestra nueva cosmética profesional y de haceros asesoramientos personalizados para que descubráis cómo podéis mejorar vuestra piel, cuidándola y manteniéndola en condiciones óptimas para que luzca sana, radiante y muy  bonita.