Maquillar para rejuvenecer.

El maquillaje de rejuvenecimiento es, sin duda, el maquillaje más complicado que pueda realizar cualquier maquillador.

Las pieles maduras requieren de técnicas especializadas muy complejas. Conseguir los resultado deseados requiere de múltiples factores.

Es muy importante conocer las pieles no tan jóvenes, adaptar la preparación de las mismas de forma específica, trabajar con los productos de maquillaje necesarios para ellas y sobretodo, comprender que el exceso de producto nunca nos dará buenos resultados.

Cuando este perfil de cliente acude a Lookvalencia para que las maquillemos, todas coinciden en las mismas peticiones: “que no se note”, “que quede natural”, “que no sea recargado”…

Y esto es muy comprensible, ya que, la mayor parte de veces, han vivido en primera persona los resultados de los maquillajes excesivos.

Desde Lookvalencia queremos contaros nuestra experiencia en este tipo de maquillajes y daros unos cuantos consejos para conseguir los mejores resultados.

Cuando una piel madura es expuesta a un exceso de base de maquillaje, el resultado siempre es el mismo: pieles envejecidas. Aplicar mucho producto nunca es una buena opción, con las horas, la base de maquillaje empieza a “moverse” y tiende a acumularse en las líneas de expresión, dando la sensación de que las líneas son más profundas y más marcadas. El resultado es que el maquillaje a partir de las dos horas, en lugar de mejorar el aspecto de la piel, lo empeora y la envejece.

Con el corrector de ojeras ocurre lo mismo. Si la ojera es muy oscura, se tiende a añadir más producto para taparla y con el paso de las horas, el producto se cuartea y añade expresión de cansancio en la mirada.

Lo mejor para evitar que esto ocurra es elegir bases de maquillaje ligeras, de textura fluida y muy hidratantes. La mejor forma de aplicarlas será con las manos, utilizando cantidades pequeñas de producto, para conseguir un aspecto natural y nada sobrecargado.

El corrector de ojeras también deberá ser ligero. Los fijos pueden ser una buena elección pero para que nos queden bien, deberemos tener el contorno de ojos muy hidratado y aplicar cantidades mínimas de producto para no sobreexponer la zona y provocar las “arruguitas” que comentamos.

Las cejas: el marco de los ojos. El refuerzo de la mirada.

Son, sin duda, el elemento del rostro que más carácter imprime, y que más nos puede ayudar a rejuvenecer.

Las cejas deben de adaptarse a las medidas del rostro, es fundamental analizar las facciones y diseñar las adecuadas a cada cliente. Las cejas de una cliente con el rostro ancho no servirán para otra cliente que lo tenga estrecho.

Lo que sí es fundamental es que no se presenten despobladas, que no tengan zonas sin vello y sobretodo, que NUNCA sean descendentes. Las líneas descendentes en el rostro envejecen y entristecen por lo que deberemos diseñarlas ascendentes y no muy agresivas.

Para conseguir un buen resultado existen muchos productos que nos permiten crear diseños naturales. El color también será fundamental: debemos evitar los tonos muy oscuros y no crear cejas compactas que resulten artificiales.

Sombras de ojos: ni muy brillantes, ni muy cremosas.

Si queremos aplicar sombras de ojos será muy importante que no sean muy brillantes, metalizadas o muy nacaradas. El brillo va a marcar los pliegues del párpado móvil y dará la sensación que se ven más profundos. La sensación será de párpado muy arrugado cuando realmente no lo está. Del mismo modo, si son muy cremosas, tenderán a moverse y a acumularse en los pliegues del párpado, dando lugar a líneas muy antiestéticas. Además, por norma general, las sombras cremosas no tienen mucha duración y no conseguiremos que nuestro maquillaje aguante todo el día.

Labiales: ni fijos ni super cremosos, el punto intermedio será la mejor opción.

La elección de la textura de la barra de labios es muy importante para obtener un buen resultado. Si elegimos una muy fija y mate corremos el riesgo que el labio acabe deshidratado y con un aspecto reseco y poco agradable. Los labiales fijos tienen ingredientes específicos para fijar el pigmento pero suelen acabar resecando y no son muy recomendables para los labios más maduros.

Los labiales extra hidratantes o los brillos de labios, suelen ser muy cremosos y en muchas ocasiones, se mueven por el contorno del labio, si el labio presenta pequeñas arruguitas verticales acabará desplazándose por ellas y marcando el antiestético “código de barras”.

La mejor opción es perfilar con un lápiz cremoso pero no demasiado, será fundamental que el color del perfilador y el de la barra de labios sean el mismo, de este modo, si el labial se va a lo largo del día, el perfilador ayudará a mantener el color más estable durante más tiempo.

Si nos gustan los labiales mate, el perfilador será la mejor herramienta. Podemos perfilar primero el contorno del labio, y rellenar después la mucosa labial con el mismo para conseguir un color homogéneo, duradero y de aspecto muy agradable.

Nuestras clientes siempre nos pregunta qué labial fijo recomendamos. Nuestra respuesta siempre es la misma: llevar la barra de labios contigo y retocarte cuando sea necesario. De este modo el labio siempre se verá más bonito y con la textura y jugosidad deseadas.

Respecto al color, en Lookvalencia lo tenemos muy claro: los tonos rojizos, granates y burdeos son la mejor elección para imprimir carácter al rostro y darle un aspecto muy saludable y rejuvenecedor. El labial rojo es nuestro fetiche, y si va acompañado de un maquillaje discreto y elegante, es una apuesta segura.

Máscara de pestañas: natural o resistente al agua?

Si es posible, y los ojos no son muy sensibles, recomendamos máscaras de pestañas fijas y resistentes al agua. En muchas ocasiones, los ojos de las personas maduras tienden a lagrimear. Si la máscara no es resistente acabará extendiéndose por todo el contorno del ojo creando un efecto “mapache” nada favorecedor. Lo que sí que es fundamental es retirar la máscara de pestañas diariamente con un buen producto desmaquillante. Es necesario dejar las pestañas completamente limpias al llegar a casa, del mismo modo, que es fundamental limpiar completamente el rostro e hidratarlo y nutrirlo con cosmética específica para cada tipo de piel.

Nuestro consejo: máscara de pestañas negro profundo y que de efecto pestaña postiza. No hay nada más joven que un ojo con muchas pestañas y muy negras. Es por ello, que en la mayoría de ocasiones, cuando maquillamos a nuestras clientes, les aplicamos extensiones de pestañas de grupo. Son la mejor opción para conseguir un ojo con un efecto muy intenso y una mirada definida y muy profunda.

El colorete: el indispensable para rejuvenecer el rostro.

Si hay un producto de maquillaje indispensable para nosotros, es sin duda, el colorete.

Es un producto muy versátil y fácil de usar. Lo podemos encontrar en infinidad de texturas: en polvo, en crema, en barra, líquidos, en mousse.. y todos son estupendos! La textura depende de los gustos de cada usuaria pero lo que sí que es seguro es que lo recomendamos para cualquier momento del día.

El color dependerá de la armonía de la modelo. Los rosado siempre son una gran elección porque aportan frescura y juventud al rostro. Si además tienen un punto satinado conseguiremos que resulten muy luminosos ayudando a mejorar el aspecto de la piel.

En definitiva, lo más importante para un buen maquillaje. Independientemente de quién lo lleve y la edad que tenga, es que se sienta completamente identificada con él. Que le haga sentir mejor y  más favorecida. No existe un “modelo” de maquillaje predefinido pero sí que existe el maquillaje personalizado y adaptado a los gustos de nuestras clientes.

Para el equipo de Lookvalencia, el mejor maquillaje es el que saca la sonrisa en el rostro de nuestra cliente cuando se miran al espejo. Cuando nos dicen: “es justo lo que quería” “es mejor de lo que esperaba” “me veo estupenda”…

Nuestro consejo es siempre el mismo: no abuses de las cantidades de producto, trabaja todos ellos de forma ligera y sobretodo, lleva lo que quieras, lo que te apetezca y lo que te haga sentir mejor.

Ese es el mejor maquillaje, el que te representa y no el que te esconde. El que te hace sentir bien hace que los demás te vean bien!


Un día de boda ·

LOVE

Vivencias del equipo de Lookvalencia

Los días de boda para el equipo de #Lookvalencia comienzan, normalmente de madrugada, muy temprano, muchas horas antes de la ceremonia de la boda para la que nos han contratado. Ya son muchos años, casi 20, los que llevamos “cuidando” de la novia horas antes del momento tan esperado por ella.

Lookvalencia nació de la mano de Pascual y de Norber. Pascual con sus peines y tijeras y Norber con sus pinceles y sus muchos colores. Ambos formaron un tándem, dispuestos a ofrecer a la novia un servicio que, entonces, no era muy habitual:  La idea era simplificar todo el proceso, ofrecerle a la novia peluquería y maquillaje en su casa, sin estrés, sin prisas, sin agobios. A día de hoy la fórmula sigue funcionando. Han cambiado las técnicas, los gustos y los estilos, pero la necesidad de estar tranquila un día tan importante está tan presente en las novias de hoy como en las de hace veinte años.

Comenzamos nuestra andadura compaginando nuestro trabajo con las novias con la docencia. Pascual profesor de peluquería, Norberto, de maquillaje, y los fines de semana los estilistas de las novias que decidían ponerse en nuestras manos.  Las novias se ponían en contacto a través de nuestra web o por teléfono, nos contaban sus necesidades, sus expectativas y concretábamos una reunión en un lugar agradable, un café o una copa de vino, y un buen rato de amena conversación donde el proyecto nacía y comenzaba a cobrar forma.

Todos estos años “de boda” nos han enseñado que la fórmula funciona y que poder crear un vínculo más profundo entre la novia y sus estilistas ayuda a que el día de la boda, los resultados siempre sean plenamente satisfactorios.

Si hay algo muy claro que hemos aprendido de todas las novias con las que hemos trabajado, es que no hay dos novias iguales, no hay un “peinado de novia”  ni un “maquillaje de novia”; hay un estilismo que debe reflejar lo más importante: la esencia de la persona que lo lleva.

Tratar de describir cómo sería un maquillaje de novia, o un peinado, ya es, de por sí, limitarlo y encasillar el concepto. No podemos presuponer cómo deberá ir peinada o maquillada, hay muchos factores a tener en cuenta: el tipo de ceremonia, la hora, el vestido, y el más importante de todos: el estilo de la novia.

En todos estos años, hemos maquillado a novias con labios de color rojo o de color burdeos, hemos peinado a novias con coleta, con recogido, con melenas sueltas, y todas, absolutamente todas han estado espectaculares. Pero no se trata de cómo las peinemos o las maquillemos. Es mucho más sencillo, y mucho más complicado a la vez. El secreto es que se sientan ellas, que se identifiquen con la mujer que ven reflejada en el espejo el día de la prueba, que no haya artificio, ni disfraz, que no haya imposición del estilista.

Es esta parte la más complicada. Nuestra experiencia profesional nos puede llevar a predefinir un estilo especifico analizando las facciones, su cabello, su fisionomía… pero de esta manera, estaremos diseñando un estilismo que se basa en el exterior, en “la apariencia” y el día de la boda, la novia, debe reflejar su esencia misma, su forma de ser y de expresarse.

Llegar a este punto es, sin duda, la parte más difícil, pero en Lookvalencia hemos encontrado el método que nos permite conseguirlo, nos basamos en dos premisas fundamentales: escuchar y empatizar.

En nuestras reuniones, lo que queremos es que la novia “ nos cuente”, que exprese qué tiene pensado para su “gran día”,  lo que le gusta, lo que no, sus expectativas, sus ilusiones, y todo lo que para ella es importante para su boda. Para nosotros es fundamental poder charlar con ellas en un espacio cómodo, relajado y sin estrés. En nuestros comienzos buscábamos lugares que nos provocaran estas sensaciones, y cuando decidimos abrir nuestra sede, teníamos muy claro que debería tener ese espacio íntimo y relajado para que “esta magia” se produjera. Costó encontrarlo, bueno mejor dicho, nos costó que “nos encontrara”.

Después de seis meses en busca y captura del local perfecto, llegó el día en que nuestra peluquería se presentó ante nuestros ojos. El día que nos abrieron la puerta de la que hoy es nuestra sede.  No vimos ni las cajas rotas, ni el polvo, ni la reforma que necesitaba, sólo vimos nuestro “rincón mágico”, nuestro espacio especial: nuestra terraza jardín.  El lugar donde todo empieza y acaba en Lookvalencia. Un café, una infusión, un refresco, y mucha mucha conversación, con clientes, con novias, con amigos…  El patio nos eligió, nos enamoró desde el primer momento. Recuerdo perfectamente cómo fue: Pascual y yo nos miramos, sonreímos y nos dijimos: “lo tenemos!”.

Tres meses después, (y unos cuantos quebraderos de cabeza), Lookvalencia abría sus puertas, 19 de Agosto de 2019. El 9 se ha convertido en nuestro número mágico, nos ha traído muchas alegrías.

Ese mismo día, nuestro “primer día de trabajo” con una cantidad de nervios y mariposas en el estómago muchísimo mayores de lo que podíamos imaginar, tuvimos nuestra primera reunión con nuestra “primera novia”: Irene.

Irene vino acompañada de su madre y de su hermana, nos sentamos en nuestra terraza y comenzamos a conocernos. Nuestro espacio les encantó, a nosotros también nos encantó compartirlo con ellas y descubrir que cumplía con nuestro objetivo: teníamos nuestro “rinconcito”. Misión cumplida.

El día de la boda de Irene nos desplazamos a su casa, el día comenzó muy pronto, eran las 6 de la mañana y aún no había amanecido. Nos recibió Jose, su madre, y después de deleitarnos con un desayuno espectacular, nos pusimos «manos a la obra”. La mañana transcurrió entre risas y mucha charla. Fueron unas horas estupendas, compartimos los momentos previos a la ceremonia con la familia y nos sentimos como en casa.  Para nosotros, poder conocer más en profundidad a nuestras clientes es fundamental. No sólo porque podemos desarrollar mejor nuestro trabajo, si no porque   esto nos permite sentirnos plenamente realizados cuando lo hacemos, nos llena, nos hace sentir muy bien. Gracias a estas buenas sensaciones, disfrutamos cada día con cada novia como si fuera la primera, y es por eso que nos sentimos afortunados, porque nuestro trabajo nos encanta!

Queremos aprovechar nuestro blog para agradecer a todas y cada una de las novias que han querido contar con nosotros para su gran día.

Sobretodo porque son ellas las que nos han hecho crecer en lo personal y en lo profesional, y nos han ayudado a ser mejores profesionales, pero sobretodo, mejores personas.

Gracias!!

Norber y Pascual