El futuro de las bodas durante el COVID-19

Descubre cómo podrían ser las bodas que se celebrarán en los próximos meses y cómo puedes adaptarte a esta nueva situación.

Los profesionales del sector nupcial estamos esperando con muchas ganas el regreso de las celebraciones de bodas en nuestro país. El pasado sábado, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció las novedades de la fase 2 en la que se recogen medidas específicas para nuestro sector. La buena noticia es que durante la fase 2, ya podrán volver a celebrarse bodas en nuestro país aunque con restricciones de aforo y con medidas para mantener la seguridad de los asistentes.

Si pensamos en el futuro de las bodas en los próximos meses, existe la posibilidad de que continúen las restricciones de aforo. Entonces ¿qué tipo de celebraciones puedo realizar evitando los aplazamientos continuos? Hay muchas oportunidades.

Desde una perspectiva internacional, estamos observando algunas tendencias de bodas durante la desescalada, a continuación te compartimos cinco de estos formatos de boda:

1. Bodas entre semana

¿Qué son?  Muchas parejas se muestran más flexibles a la hora de elegir fecha cuando tienen que posponer su boda y algunas eligen cambiar las celebraciones por un día diferente. En España, un  3% de las parejas ha movido su fecha a un día entre semana, aunque esta cifra tiene mucho margen de crecimiento ya que en Italia el 45% ha elegido un día de semana o un 36% en Francia. Por otro lado, aquellas que tenían un sábado cambian preferiblemente por un viernes (56%) o un domingo (29%), pero otras valoran vísperas de festivos o alargar el fin de semana para su gran celebración.

¿Cómo?  Habitualmente las bodas no se celebran entre el lunes y el jueves, pero abrir el calendario a estos días aumenta la probabilidad de encontrar una fecha que vaya bien a  todos , o casi todos, los profesionales contratados para la boda. Además, esta opción te permite guardar los sábados para los clientes potenciales que aún no han reservado.

¿Para quién es? Esta opción es ideal para parejas que buscan una celebración de varios días o los que quieren crear un fin de semana largo. También es una buena opción para aquellas parejas que quieren casarse lo antes posible.

2. “Minimonias”

¿Qué son?  Las “minimonias” son pequeñas ceremonias que realizan las parejas para conmemorar su fecha de boda original, la mayoría son pequeñas fiestas en casa para celebrar el que hubiera sido “el gran día”. Una pequeña parte realiza esta minimonia oficializando su matrimonio en el ayuntamiento o registro civil,  y también con servicios religiosos privados. 

¿Cómo?  Muchas parejas se toman esta celebración como una preboda, dándole una personalidad propia. La organización de una minimonia es más sencilla que una boda,  pero dedican tiempo para elegir el ramo, la tarta, las invitaciones digitales personalizadas para convocar a los invitados, etc. En aquellos casos en los que se formaliza el matrimonio oficialmente, ya sea por lo civil o religioso, también contratan al fotógrafo para que pueda capturar el momento de la firma o el “Sí, quiero”. Es una oportunidad de ofrecer servicios mini adicionales a la pareja a la espera de la gran boda.

¿Para quién es? Este tipo de ceremonia está dirigida a los novios que han tenido que posponer su boda pero quieren hacer algo especial en su fecha de boda original.

3. Bodas con secuela (o por capítulos)

¿Qué son?  Algo que comparten todas las parejas que celebran sus minimonias, es que todas desean que llegue su gran día de verdad, rodeados de familiares y amigos. Se llaman así porque la boda consta de dos fases: la minimonia y la gran celebración de boda cuando las circunstancias sean más favorables.

¿Cómo?  Lo importante es coordinarse con el resto de proveedores ya contratados por la pareja, para encontrar una fecha común para celebrar la boda pospuesta. La pareja busca mantener las condiciones que habían planeados para la fecha original: número de invitados, proveedores, etc.

¿Para quién es? Las parejas que han tenido que posponer su gran día han pasado momentos complicados ante la incertidumbre de los últimos meses pero no quieren renunciar a su lista completa de invitados. Esta situación no les ha rebajado su ilusión, sino que la ha reforzado deseando celebrar por todo lo alto con sus familiares y amigos.

4. Bodas por turnos

¿Qué son?  Ante la posibilidad de limitaciones de aforo durante los próximos meses, las bodas por turnos podrían abrirse camino. La celebración se divide en diferentes etapas, cada una de ellas para un grupo de invitados. Por ejemplo: la ceremonia y cóctel posterior para la familia, el banquete y el baile para amigos. Además en este tipo de boda, se pueden añadir opciones para conectarse de forma digital, de este modo los amigos podrían ver la ceremonia y los familiares podrían ver el primer baile de los novios.

¿Cómo?  En este caso, tenemos que pensar que la jornada tenderá a alargarse, ya que habrá una sesión de fotos por cada grupo de invitados, el corte de la tarta de los novios, etc. Se trata de una boda tradicional, fragmentada para cumplir las restricciones de aforo que puede haber en cada momento.

¿Para quién es? Este tipo de celebración está dirigida a aquellas parejas con una boda numerosa y que desean mantener intacta su lista de invitados en los próximos meses. 

5. Microweddings

¿Qué son?  Las microweddings son bodas más reducidas en el número de invitados, habitualmente con los familiares y amigos más cercanos. Los invitados estarían en torno a  los 30-50. Al igual que en las bodas por turnos, se pueden incorporar sistemas digitales para que algunos invitados puedan asistir de forma virtual.

¿Cómo?  Las microweddings no son muy diferentes a las bodas tradicionales, ya que las parejas cuentan con todos los profesionales para organizar su boda, solo se diferencian en el número de asistentes. Además muchos buscan elevar la experiencia de sus invitados, sin recortar su presupuesto para ofrecer un plus a los asistentes.

¿Para quién es? En este caso, están dirigidas a parejas que no quieren posponer su boda y prefieren celebrarla en la fecha deseada, pese a las restricciones que puedan haber. Muchas de estas parejas, no descartan realizar una nueva celebración una vez se recupere la normalidad.

Estos son algunos de los modelos de celebraciones que podremos realizar en las próximas semanas.  Recuerda consultar la legislación vigente que aplica en tu región en cada una de las fases.

Fuente: Bodas.net. 

El mejor maquillaje es una piel bonita.

Uno de mis mayores retos como maquillador, siempre ha sido conseguir que la piel se vea lo más bonita y natural posible. No siempre es fácil, ya que en muchas ocasiones, esta se presenta en malas condiciones. Pieles con falta de hidratación, con exceso de grasa o falta de exfoliación, pieles muy sensibles, suelen ser los problemas más habituales. Siempre que tengo que maquillar a alguna de mis clientes, le recomiendo que se prepare la piel con antelación. por norma general, les recomendaba que acudieran a profesionales de la piel para hacerlo pero muchas veces, los resultados obtenidos no eran los esperados. 

Es por ello, que desde hace mucho tiempo estaba buscando una línea cosmética que me ayudará a conseguir los resultados que, tanto mis clientes como yo, esperamos de un tratamiento. Además, era muy importante que fuera asequible, sencilla y sobretodo, que de verdad cumpliera con mi objetivo principal: que la piel esté en condiciones óptimas.

Ha sido mucho tiempo el que he invertido investigando y buscando una línea cosmética que de verdad cumpliera con estos objetivos, y por fin, la he encontrado.

Compositum llegó a mi a través de una gran amiga y profesional de la estética. Coincidí con Susi Casañ en un curso de la Asociación de Esteticistas y me habló de la marca y de su filosofía. Me invitó a una charla impartida por uno de los técnicos de Compositum y fue amor a primera vista: los resultados del tratamiento que realizaron en directo fueron inmediatamente visibles y me impresionó la calidad de sus productos y sobretodo, me impresionó su filosofía totalmente opuesta a la cosmética convencional.

Compositum trabaja la piel desde el punto de vista de los tejidos y las estructuras. Rompe completamente con la clasificación de pieles grasas, secas o mixtas ya que entiende que de esta manera, lo que hacemos es buscar solución a una causa y no al problema que la provoca. Además está basada en la fitoterapia ya que  95% de sus principios activos son de origen natural. Fueron estas características, junto con los resultados que observé, lo que despertó mi interés.

Se basa fundamentalmente en tres pilares básicos para el cuidado y mantenimiento de la piel: equilibrio, protección y soporte.

Equilibrando y estabilizando el Manto epicutáneo o hidrolipídico al estado de acidez precisa, para mantener la defensa necesaria como primera barrera de nuestra piel.

Protegiendo reconociendo a la epidermis como tejido exclusivo de protección  y actuando activamente sobre sus estructuras principales: melanocitos, queratinocitos, cemento intercelular, etc.

También actúa como soporte aportando al tejido dérmico principios activos de refuerzo como el colágeno, elastina y vitaminas potenciando su penetración mediante el uso de corrientes galvánicas.

Compositum es una línea que está formada por 9 productos que funcionan en perfecta armonía entre sí pero sólo tras un exhaustivo conocimiento de cada uno de ellos y un análisis de la piel del cliente y de sus necesidades específicas de forma muy personal y detallada.

Fue la fundadora de la marca, Cecilia Plaza Serrano, quien me ofreció una formación personalizada, la que me explicó la importancia de conocer muy bien el producto y sobretodo, la imperiosa necesidad de analizar las necesidades especificas de nuestros clientes para poder llevar a cabo un diagnóstico y protocolo único para cada uno de ellos.

A día de hoy sigo aprendiendo con esta estupenda marca cosmética, ya que ofrecen  una formación continua así como un asesoramiento profesional excelente.

Estaremos encantados de presentaros nuestra nueva cosmética profesional y de haceros asesoramientos personalizados para que descubráis cómo podéis mejorar vuestra piel, cuidándola y manteniéndola en condiciones óptimas para que luzca sana, radiante y muy  bonita.


Tendencias de peluquería de novias 2020

La importancia de ser tu misma.

El primer día que nos reunimos con nuestras clientes para comenzar a definir cuál será el estilismo que llevarán el día de su boda, siempre nos encontramos con situaciones muy parecidas. Por norma general, la novia llega con un montón de imágenes y referencias guardadas en su móvil. Ideas que ha tomado de redes sociales, como Instagram, Pinterest, Facebook… Muchas veces son ideas estupendas pero otras, son estilismos que no encajan con su personalidad o con su vestido. 

Es normal que para un día tan importante las novias busquen estas referencias, a veces demasiadas, incluso. Pero esta es la parte que más nos gusta de nuestro trabajo: ayudarlas a conseguir su imagen perfecta. 

Por suerte, ya ha quedado atrás esa idea preconcebida de que la novias sólo podía lucir un recogido muy estructurado y muy clásico. La tendencia en los peinados de novia ha cambiado radicalmente y ahora son muchas las opciones que se proponen cada temporada. 

De todos modos, en Lookvalencia siempre partimos de una base que consideramos es fundamental para crear el estilismo de cualquier novia: tiene que ser ella misma y reflejar totalmente su forma de ser y su personalidad.

Aún con todo, os vamos a contar qué peinados son los que más destacan esta temporada.

Cabello natural y cuidado.

Si hay algo que últimamente todas las novias nos piden es que su peinado sea lo más natural posible. Normalmente, ninguna novia está acostumbrada a llevar el cabello recogido. Como mucho, están habituadas a verse con coleta o con el cabello semi recogido. Es por ello, que cuando estamos diseñando su estilismo, buscan verse ellas mismas y sin demasiados cambios que les hagan sentirse raras o cambiadas. Por ello cada vez más, buscamos esta tendencia natural y fresca. La novia cuando se mira al espejo debe reconocerse y si nunca lleva el cabello totalmente recogido, es muy difícil que el día de su boda se vea bien con un moño muy estructurado. 

En este punto es donde es muy importante analizar los rasgos y facciones de la novia. En función de su rostro y de sus necesidades, deberemos adaptar el peinado para que el resultado sea más favorecedor y no lo contrario. 

Las melenas sueltas, con ondas ligeras y con mucho movimiento son una tendencia al alza que cada vez mas novias nos piden.

Aún así siempre encontraremos contrastes: peinados muy pulidos, rallas laterales o centrales, recogidos bajos o medios. Todo dependerá de la novia y sobretodo, del tipo de vestido que lleve. Hay que crear un peinado que se adapte  tanto al estilo de la novia como al vestido y al estilismo que llevará en su boda.

¿Siguen de moda los recogidos? 

Lo que más vamos a ver esta temporada serán las coletas medias y bajas y muy pulidas. Los recogidos serán más informales, de estilo muy romántico con acabados que permitan resultados más actuales y juveniles. También están muy de moda los moños de bailarina. Aportan un look muy elegante y favorecedor. Tampoco podemos olvidarnos de las trenzas. Llevamos varias temporadas donde las novias las piden por su frescura y naturalidad. Las veremos en todas sus versiones: de espiga, de cordón, anudadas y de cuatro cabos serán las que más destaquen.

¿Están de moda los tocados?

Sin duda son los protagonistas de este 2020. Los veremos en muchas versiones y serán los que definan de forma considerable el peinado este año y les den el toque más personal. Las diademas, que ya comenzamos a verlas la pasada temporada, seguirán estando muy presentes. Ahora se han puesto muy de moda con texturas, con bordados e incluso con perlas.

Los pasadores servirán para acabar de personalizar el peinado, se llevan de todo tipo y metales: oro rosa, plata, oro envejecido… Lo que sí que recomendamos es que no elijamos el tocado antes de tener claro el peinado. De hecho debería ser al revés, una vez sepamos qué estilo de pelo queremos deberemos adaptar el complemento de la cabeza.

¿Velo sí o velo no? 

Para este punto hay muchas opiniones. Nosotros tenemos claro que esta decisión debe ser de la novia. Sí que es cierto, que inicialmente el velo tenía una función protocolaria y se utilizaba sólo en las ceremonias religiosas. Ahora son muchas las novias que deciden llevarlo porque consideran que es un buen complemento a su vestido o simplemente, porque les hace mucha ilusión llevarlo. Independientemente de ello, en Lookvalencia pensamos que es un buen complemento y que en determinados vestidos, es una gran elección para conseguir el “total look” tan ansiado en las novias.

De todos modos, independientemente de las modas, o de las tendencias, siempre hay algo que decimos y que incluso, ya hemos repetido en más publicaciones: el estilo del peinado de la novia debe reflejar la personalidad de quien lo lleva. El estilista no debe imponerse, debe aconsejar y asesorar desde sus conocimientos y experiencia pero será la protagonista quien deba sentirse muy cómoda, y sobretodo sentirse ella misma. 

Esta es la mejor tendencia: la que ofrece la mejor versión de uno mismo.


Tendencias maquillaje de novias 2020

La piel y la naturalidad como protagonistas. 

Después de más de 20 años dedicándonos a maquillar novias hemos visto cómo las tendencias de maquillaje de cada temporada se cuelan en los estilismos de novia. También es cierto, que prácticamente todas las novias con las que hemos trabajado buscan siempre una línea común: la naturalidad en su piel.

Este año, la moda en maquillaje de novias viene muy marcada por esta tendencia general: la piel debe ser la protagonista y por fin, decimos adiós a los acabados mate para dar paso a las texturas más jugosas y satinadas.

Es importante destacar que la piel jugosa o brillante puede ser una decisión arriesgada si no se utilizan las técnicas y los productos adecuados. 

Por un lado, las técnicas para conseguir una piel jugosa pueden ir en contra de las de larga duración y bien sabemos que en el maquillaje de novias, estas últimas, son indispensables. Por otro lado, los productos con acabado jugoso o brillante no suelen ser muy estables y no soportan los roces ni el paso de las horas sin retocarlos.

Además la época del año también influye en estas texturas y puede traernos resultados que no sean de nuestro agrado. En primavera y verano, sobretodo en zonas con mucha humedad, la piel tiende a brillar más y la suma de los productos junto con el brillo natural de la piel puede provocar que en las fotos no nos veamos como deseamos.

Mi consejo para que tu piel luzca con la textura que deseas es que la prepares con antelación y consigas que esté regulada y en perfectas condiciones de equilibrio y  de protección. Una cosmética adecuada a tus necesidades y un buen asesoramiento te van a permitir conseguirlo sin mucha dificultad. También es fundamental que los productos que se utilicen en tu maquillaje se adapten a tu piel y a las condiciones del maquillaje. 

Mis grandes aliados para conseguir esa piel radiante son dos: la marca cosmética COMPOSITUM, y el maquillaje con aerógrafo y los productos de la marca TEMPTU. 

Ya son mucho los años que llevo trabajando con esta marca y es porque me permite acabados muy naturales y texturas graduales en función del objetivo: desde una cobertura de maquillaje elevada a una más ligera y ligeramente satinada. Trabajo personalizando al máximo los tonos de maquillaje y sus texturas. Temptu permite mezclar prácticamente todos sus productos y los resultados son muchos y siempre muy satisfactorios. 

Cuando hablamos con nuestras clientes días después de su boda para preguntarles qué tal fue todo, todas coinciden en lo mismo: el maquillaje me duró muchísimo, incluso muchas se lo dejan hasta el día siguiente y sigue estando intacto!.

Para conseguir esta piel tan “de moda” lo mejor es buscar puntos de luz naturales en el rostro y potenciarlos con iluminadores ligeros y ligeramente satinados. Así conseguiremos darle un aspecto muy saludable a la piel pero de forma controlada.

Los coloretes y rubores también se llevan con ese acabado brillante que permite modelar el rostro con un resultado menos artificial y empolvado.

Los tonos de moda son los rosas en todas sus gamas, los anaranjados y terracota pero sobretodo, aplicados de forma sutil y poco definida. La idea es que realcen los volúmenes del rostro de forma natural, por ello, las texturas satinadas nos ayudarán a conseguirlo.

El maquillaje de los ojos esta temporada pasa a un segundo plano.
De todas formas, si eres de las que siempre se los maquilla, te recomendamos que optes por los ahumados suaves de tonos neutros y poco intensos. Si quieres reforzar la mirada puedes decidirte por un delineado o por un refuerzo de sombra oscura pero muy difuminada.

Las cejas, siguen estando presentes en todos los look de esta temporada pero sin ser exageradas ni muy definidas. La tendencia es regresar a la naturalidad y a los rostros frescos y poco maquillados, una ceja muy definida o muy intensa quedará más artificial y no la recomendamos para un look de novia. 

Los labios tienen dos estilos muy marcados y completamente opuestos: por un lado, se llevan muy jugosos y con brillo. Pero con matices rosados o rojizos, la idea es que el brillo de labios tenga un tono ligero que le de color al labio pero discretamente. Por otro lado, la otra tendencia define el labio con mucho color, rojos y cerezas son los colores rey del 2020. Está claro que no todas las novias están dispuestas a llevar un color tan marcado, y más si la boda es de mañana o no están acostumbradas a estos tonos. Nuestra propuesta es que juegues con un doble estilismo: comienza el día con un brillo con color ligero y para el baile y las copas lo cambies por un rojo intenso o un cereza vibrante. El cambio de labial es muy sencillo pero el cambio de look es impactante y seguro que te favorecerá.

De todos modos, independientemente de las tendencias de cada temporada, en lookvalencia tenemos algo muy claro que siempre les decimos a todas nuestras novias: elige un look con el que identifiques plenamente. Busca una imagen de ti misma que te haga sentir muy cómoda y segura y si tienes dudas de cuál es la que mejor te sienta, nosotros estaremos a tu lado para conseguirla y que sea tu mejor versión y la que te haga sentir única y especial. 

Nos encantará asesorarte y acompañarte en tu gran día.

Si quieres más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Será un placer asesorarte.


El color de la piel y el cabello

La importancia del estudio del color para verte más favorecida.

Cuando nuestras clientes vienen a la peluquería para pedir asesoramiento para un cambio de coloración, siempre les asalta la misma duda: ¿qué color de cabello me puede favorecer más?, ¿Mechas, color completo, babylights?. 

La verdad es que las posibilidades son muchas, al igual que las técnicas actuales, que en los últimos tiempos, se han diversificado y evolucionado para ofrecer a nuestros clientes múltiples opciones que se adapten a sus gustos. Aún con todo, lo más importante es tener en cuenta determinadas características para acertar con el color perfecto para ti.

Hoy nuestro post va dedicado a la importancia del color de la piel para elegir un buen color de cabello.

Esperamos que os guste! 

-Pieles claras-

Para las pieles claras es recomendable  toda la gama de rubios: rubios claros, rubios dorados y platinos.Además, es uno de los colores que más va a destacar en este 2020. Rubios dorados, fríos, ice blonde. Todas estas opciones son ideales para ti. Además, si las combinas con unas “balayage” o con la nueva tendencia, las “woodlight”, el resultado será espectacular.

-Pieles claras sonrosadas- 

A las pieles claras y sonrosadas les van todas las gamas de cobres y rubios cobrizos. Estos tonos te van a ayudar a dar mucha luz a tu piel. Esto es debido al equilibrio que conseguimos entre el tono de la piel y el del cabello.

-Pieles medias- 

A este tipo de piel le favorecen los tonos castaños claros, marrones y caramelo. Si tu piel es de tono medio, los colores de moda de este 2020 son tus aliados. Si te apetece probar algo nuevo atrévete con el marrón contouring. Esta técnica busca mejorar la forma del rostro utilizando diferentes tonos de marrón. 

 

-Pieles oscuras- 

A las pieles oscuras les favorecen los tonos castaños, castaños oscuros y marrones oscuros. Estos colores nos ayudan a compensar el color de tu piel con el color de tu cabello. No te recomendamos los rubios ya que el contraste sería demasiado evidente y seguro que no te gustaría el resultado. 

 -Pieles negras-

Los colores que más favorecen a las pieles negras son desde los tonos oscuros hasta los rubios dorados intensos. Pero con los rubios hay que tener en cuenta que no debemos decantarnos por los rubios fríos, este tono se aleja mucho de la calidez de las pieles más oscuras y no resulta favorecedor.

-Pieles cetrinas- 

Estas pieles tienen subtonos verdes y amarillos que necesitan su color complementario para neutralizar el problema. Los colores más recomendados son toda la gama de rojos. En este caso, el contraste del rojo con el subtono verde o verde amarillento nos ayudará a compensar el color y dar mucha luminosidad a la piel.

-Para las más atrevidas-

Piel clara + ojos claros: Negro. El resultado será un look muy sofisticado, pero recomendamos potenciarlo con un toque de maquillaje: labios rojos, eye-liner marcado… La elección es tuya pero el resultado será el mismo: muy impactante.

Si tienes la piel oscura y te apetece un tono rubio busca siempre los que tengan matices dorados cálidos. Nos ayudan a crear armonía entre piel y cabello, a diferencia de los rubios fríos que marcarán los subtonos de tu piel y seguro que no te gusta el resultado.

Lo que sí que es fundamental, es que cuando decidas elegir el color de tu cabello, y sobretodo, decidas cambiarlo, busques a especialistas en coloración que sepan analizar todos los elementos fundamentales en tu colorimetría. 

Si te apetece mejorar tu color, o te apetece un cambio, estaremos encantados de asesorarte! 

Te esperamos!!

Utilización de las fotos.


Diario de un maquillador a domicilio

Vivencias y experiencias de una profesión con mucho color.

Muchas veces me preguntan cuándo y cómo decidí hacerme maquillador. 22 años después, recuerdo perfectamente cuándo lo tuve claro, y sobretodo, me acuerdo de la reacción en casa cuando lo dije a mis padres. Tenía 19 años, estaba estudiando COU y hasta el momento, quería ser arquitecto. Qué paradoja, pensaba que diseñaría edificios, o viviendas, y finalmente, he acabado diseñando rostros…

Volvía del instituto y a la hora de la comida, fue cuando se lo conté. No esperé ningún momento en particular, simplemente lo dije. Aún recuerdo  la cara de mi madre, (todo un poema). Yo tenía claro que antes de estudiar y especializarme en maquillaje, quería estudiar estética. Conocer las pieles y los tratamientos para mejorarlas y embellecerlas, me parecía fundamental para poder ser después un buen profesional del maquillaje. Así que mi madre pasó de imaginarme como arquitecto a imaginarme como esteticista…  He de decir que a día de hoy está muy orgullosa de mi elección, sobretodo, porque es consciente de lo feliz que me hace mi trabajo. Al fin y al cabo, ser feliz en tu profesión es un regalo y ella es muy consciente de ello.

Después del “Shock” inicial, me lo pusieron muy fácil. Mis padres me dijeron que buscara escuelas donde estudiar lo que quería y que después viera la posibilidad de especializarme en maquillaje. Y así empezó todo.

De todas formas,  el interés por el maquillaje empezó a fraguar mucho antes. Incluso mucho antes de que fuera consiente de ello.  Vino de manos de una de mis mejores amigas, Mª Ángeles. Cuando nos conocimos, ella era bailarina profesional. Recuerdo perfectamente cuando quedábamos y tomábamos  nuestros cafés con galletitas, y ella empezaba a maquillarse porque tenía función. Me parecía increíble ver como, mediante el uso del color y de sus pinceles, iba mejorando la forma de sus ojos, la forma de sus labios, las cejas… El maquillaje que realizaba era escénico, mucho más intenso que el maquillaje social y por consiguiente, mucho más visual y colorido. Las tardes pasaban volando, entre risas y pinceles, sombras de ojos, glitter, labiales…  Recuerdo perfectamente el día que le dije que quería probar a maquillarla, ella ingenua como yo, aceptó sin pensárselo y el experimento acabó en un ataque de risa y con su desmaquillante por toda la cara porque el resultado fue tan catastrófico que tuvo que empezar de nuevo. Esta vez, eso sí, yo no participaba. Volvía a ser espectador de su magia.

Cuando le comenté que quería estudiar maquillaje y especializarme primero en estética, se alegró muchísimo y le gustó tanto la idea que decidió estudiar conmigo porque este “loco” mundo de colores y pinceles a ella le apasiona tanto como a mí.

Gracias a su decisión pude estudiar. Aunque parezca muy extraño, veinte años atrás, no permitían estudiar estética a los chicos y sólo si estudiaba con una amiga podría matricularme. Qué raro suena ahora, ahora me parece impensable y en ese momento me pareció hasta normal…

Así empezamos a estudiar, todas las tardes, de cuatro a ocho, recuerdo las caras de todas mis compañeras el primer día: un mezcla de asombro y curiosidad a partes iguales, y yo, hecho un flan, pensando si había tomado una buena decisión, si no me estaría equivocando…

No hizo falta mucho para darme cuenta que no me había equivocado, en pocas semanas descubrí un mundo que me apasiona del mismo modo hoy como entonces. He de decir que mis compañeras, y muchas de ellas, todavía hoy amigas, me lo pusieron muy fácil. Eramos un grupo muy heterogéneo, teníamos edades muy variadas, orígenes muy variados pero teníamos un nexo en común, un lazo invisible que nos unió: la pasión por la estética y todo lo que ella conlleva. No había tarde que no tuviéramos risas, que no nos pasara “algo” o que provocáramos alguna “catástrofe” que acababa en más risas. También es muy importante reconocer que esta pasión nos fue contagiada por profesionales y docentes que nos enseñaron a amar este trabajo tanto como ellas lo hacían entonces. Carmen, Betina y Alicia J. fueron mis profesoras de maquillaje. Cómo disfrutaba en sus clases, cómo me enseñaron los secretos del maquillaje desde un punto de vista mucho más técnico de lo que jamás pude pensar.  Hoy aprovecho estas líneas para darles las gracias. Por darme y mostrarme “mi camino”, por aconsejarme y cuidarme como lo hicieron. 

Recuerdo también a  mi querida Encarna. Ella me enseñó a “ver con las manos”, a hacer masajes que ayudaban a “curar el alma”.  Imaginarme sus manos trabajando sigue siendo a día de hoy, un recuerdo maravilloso. Entre cremas, aceites de cuerpo, brochas y maquillajes terminamos el curso y entonces fue cuando ocurrió algo que también definió mi futuro profesional.  En la escuela vieron desde el principio mi pasión por el maquillaje, y su directora, cuando terminé de estudiar, me propuso enviarme a formarme a Barcelona para perfeccionarme y convertirme después en profesor de su escuela. 

De pronto, en bandeja de plata, tenía resuelto dónde seguir estudiando. Y por ende, tenía trabajo cuando terminara. No podía creerlo… Recuerdo cuando llegué a casa, cuando lo conté a mi familia, cómo se alegraron, me acuerdo de la sonrisa de mi padre. - Resulta que al final sí que va a ser su futuro. Al final resulta que el “chiquillo” a encontrado su camino- Es lo que pensó, es lo que leí en su sonrisa. Me acuerdo perfectamente. 

Casi vente años pasé en esa empresa pero no como maquillador, si no como profesor de maquillaje. Es curioso, jamás pensé que la docencia sería otra de mis grandes pasiones. Y hoy sigo  disfrutando de la enseñanza como el primer día. Ver cómo poco a poco, tus alumnos empiezan a adquirir la técnica que les enseñas, los secretos, los colores, ver cómo se van desarrollando como maquilladores y apreciar mis hábitos en ellos, me resulta increíble, me resulta casi mágico.  Es adictivo, sobretodo cuando tiempo después, te vienen a buscar y te cuentan que han consiguiendo su objetivo: el maquillaje es su profesión, y disfrutan de ello con pasión, esa pasión que yo siento y que en cada alumno, en cada curso, trato de contagiarles. 

Y así, casi sin darme cuenta, he pasado la mitad de mi vida, entre pinceles, colores, sombras y maquillajes.  Envuelto en colores y enamorado de ellos. De los colores de la luz y de los colores del pigmento. Entendiéndolos y adaptándolos a cada persona que los necesita cuando tengo que maquillarla. Presentes en mi día a día, forman parte de mí y he de decir, que me encanta que así sea.

Quiero aprovechar para dar las gracias a los que creyeron en mí, pero sobretodo, a los que no lo hicieron. Los primeros me apoyaron, los segundos me dieron fuerza para conseguir mi objetivo: hacer de mi pasión, mi profesión y hacer que mi día a día lleno de colores, haga que la vida sea tan colorida como bonita.

GRACIAS Carmen y Laura. GRACIAS Omaita. Y en especial gracias a ti Miguel.

Mi amiga Laia hizo una interpretación de mi vocación que me emocionó, me resultó tremendamente reveladora, y quiero aprovechar para compartirla con vosotros. 

Mi padre, ahora jubilado, fue montador óptico. Arreglaba gafas, y con sus manos, hacía que las personas vieran mejor. Su hijo, maquillador, con sus manos hace que las personas se vean mejor. Laia me dijo que mi vocación era una dedicatoria “de libro” a mi padre. Seguramente crecer viendo lo que hacía con sus manos, me ayudó a decidir a hacer lo mismo con las mías. Las manos y la mirada. Dos profesiones bien distintas pero con un paralelismo, bajo mi punto de vista, tremendamente emotivo.

Gracias Padre. 


Classic Blue. El color del 2020

 

Classic Blue

El color Pantone del año 2020. 

“Este imperecedero tono azul infunde calma, confianza y conexión, y resalta nuestro deseo de consolidar unos cimientos fiables y estables sobre los que edificar nuestro camino hacia el umbral de una nueva era.”

Acerca de “Pantone Color of the year”

Durante más de 20 años, el Color del Año de Pantone ha influido en el desarrollo de los productos y en las decisiones de compra de múltiples sectores, como el de la moda, la decoración de interiores y el diseño industrial, así como el embalaje y envasado de productos y el diseño gráfico. Desde siempre, Pantone ha marcado las tendencias en cuanto a color a nivel mundial, siendo un referente que los maquilladores tenemos muy presente para conocer qué colores se llevarán los próximos años.

Según Pantone, “El PANTONE 19-4052 Classic Blue es un tono azul atemporal e imperecedero que destaca por su elegancia y simplicidad. Este tono azul infunde calma, confianza y conexión; las cualidades reconfortantes del sugerente PANTONE 19-4052 Classic Blue resaltan nuestro deseo de consolidar unos cimientos fiables y estables sobre los que edificar nuestro camino hacia el umbral de una nueva era.

Grabado en nuestras mentes como un color apacible, el PANTONE 19-4052 Classic Blue aporta una sensación de paz y de tranquilidad al espíritu humano y ofrece refugio. El PANTONE 19-4052 Classic Blue facilita la concentración y aporta una claridad que nos ayuda a enfocar de nuevo nuestros pensamientos. El Classic Blue es un tono azul reflexivo que fomenta la resiliencia.”

“Vivimos en una época que exige confianza y fe. Esta clase de constancia y confianza es la que expresa Classic Blue, un tono azul sólido y fiable con el que siempre podemos contar. Imbuido en una profunda resonancia, Classic Blue proporciona unos cimientos sólidos. Es un azul ilimitado que evoca al vasto infinito cielo crepuscular, que nos anima a mirar más allá de lo obvio y a ampliar nuestro de pensar; que nos reta a profundizar en las cosas, a desarrollar nuestra perspectiva y a abrir el flujo de la comunicación.” 

-Leatrice Eiseman- Directora ejecutiva del Pantone Color Insititute.

Vivimos una época en la que la tecnología adelanta la capacidad humana. Ya es un hecho que dicha tecnología decide por nosotros:  nos propone restaurantes, nos dirige en nuestro viajes, nos elige la música que escuchar…

Es por ello que busquemos colores que desprendan honestidad y nos ofrezcan protección. 

Sin duda, el azul clásico es un básico que podemos incorporar en nuestros armarios y tener garantía de éxito. Es en maquillaje donde puede resultar más difícil de incorporar pero os vamos a dar unos trucos que os permitirán utilizarlo.

Manicura “Classic Blue”

Uñas Classic Blue.

Las uñas azul oscuro han sido tendencia este 2019, así que nada nos costará lucir manicuras en tono Classic Blue desde ya mismo. De hecho, se trata de un color de uñas muy apropiado para este año y nos puede dar mucho juego en todo tipo de diseños.

 

Eyeliner de color.

El «eyeliner» de color sigue vigente como tendencia de maquillaje y es un elemento que seguro protagonizará algunos de los momentos más estelares de las alfombras rojas que se avecinan. Además, la moda de los delineados gráficos es la excusa perfecta para lucir el Pantone 2020, Classic Blue, en los ojos, así que con toda seguridad, este año sacaremos partido a lápices y «eyeliners» en este tono.

Labio azul

Sin duda, lucir el Pantone 2020, Classic Blue, en los labios es una opción para atrevidas en el mundo del maquillaje. Pero basta con pensar que este tipo de tonos oscuros favorecen en los labios tanto a las pieles claras como a las morenas para atreverse a dar el paso.

Eso sí, ante de hacerlo, es aconsejable consultar estos Trucos para que los pintalabios oscuros favorezcan para que el resultado sea el buscado. Así, combinado con un maquillaje de ojos neutros y un rostro bien trabajado a nivel de volúmenes y correcciones, el labial en tono azul oscuro será todo un acierto.

Independientemente de tu estilo de maquillaje, de si te atreves con los ojos, con las sombras o incluso con los labios, lo que sí debes tener en cuenta es que el color azul clásico se ha convertido en un indispensable en nuestro armario y sobretodo, en nuestro maquillaje. Desde Lookvalencia te invitamos a que pruebes! Y sobretodo, te invitamos a que vengas a pedirnos consejo y probar todas las posibles opciones que más se adapten a tu estilo y personalidad. Con nuestros cursos de Automaquillaje personalizados podrás aprender a sacarte el máximo partido a tu rostro y podrás probar infinitas opciones que seguro no te dejarán indiferente.

¡Te esperamos!


Maquillar para rejuvenecer.

El maquillaje de rejuvenecimiento es, sin duda, el maquillaje más complicado que pueda realizar cualquier maquillador.

Las pieles maduras requieren de técnicas especializadas muy complejas. Conseguir los resultado deseados requiere de múltiples factores.

Es muy importante conocer las pieles no tan jóvenes, adaptar la preparación de las mismas de forma específica, trabajar con los productos de maquillaje necesarios para ellas y sobretodo, comprender que el exceso de producto nunca nos dará buenos resultados.

Cuando este perfil de cliente acude a Lookvalencia para que las maquillemos, todas coinciden en las mismas peticiones: “que no se note”, “que quede natural”, “que no sea recargado”…

Y esto es muy comprensible, ya que, la mayor parte de veces, han vivido en primera persona los resultados de los maquillajes excesivos.

Desde Lookvalencia queremos contaros nuestra experiencia en este tipo de maquillajes y daros unos cuantos consejos para conseguir los mejores resultados.

Cuando una piel madura es expuesta a un exceso de base de maquillaje, el resultado siempre es el mismo: pieles envejecidas. Aplicar mucho producto nunca es una buena opción, con las horas, la base de maquillaje empieza a “moverse” y tiende a acumularse en las líneas de expresión, dando la sensación de que las líneas son más profundas y más marcadas. El resultado es que el maquillaje a partir de las dos horas, en lugar de mejorar el aspecto de la piel, lo empeora y la envejece.

Con el corrector de ojeras ocurre lo mismo. Si la ojera es muy oscura, se tiende a añadir más producto para taparla y con el paso de las horas, el producto se cuartea y añade expresión de cansancio en la mirada.

Lo mejor para evitar que esto ocurra es elegir bases de maquillaje ligeras, de textura fluida y muy hidratantes. La mejor forma de aplicarlas será con las manos, utilizando cantidades pequeñas de producto, para conseguir un aspecto natural y nada sobrecargado.

El corrector de ojeras también deberá ser ligero. Los fijos pueden ser una buena elección pero para que nos queden bien, deberemos tener el contorno de ojos muy hidratado y aplicar cantidades mínimas de producto para no sobreexponer la zona y provocar las “arruguitas” que comentamos.

Las cejas: el marco de los ojos. El refuerzo de la mirada.

Son, sin duda, el elemento del rostro que más carácter imprime, y que más nos puede ayudar a rejuvenecer.

Las cejas deben de adaptarse a las medidas del rostro, es fundamental analizar las facciones y diseñar las adecuadas a cada cliente. Las cejas de una cliente con el rostro ancho no servirán para otra cliente que lo tenga estrecho.

Lo que sí es fundamental es que no se presenten despobladas, que no tengan zonas sin vello y sobretodo, que NUNCA sean descendentes. Las líneas descendentes en el rostro envejecen y entristecen por lo que deberemos diseñarlas ascendentes y no muy agresivas.

Para conseguir un buen resultado existen muchos productos que nos permiten crear diseños naturales. El color también será fundamental: debemos evitar los tonos muy oscuros y no crear cejas compactas que resulten artificiales.

Sombras de ojos: ni muy brillantes, ni muy cremosas.

Si queremos aplicar sombras de ojos será muy importante que no sean muy brillantes, metalizadas o muy nacaradas. El brillo va a marcar los pliegues del párpado móvil y dará la sensación que se ven más profundos. La sensación será de párpado muy arrugado cuando realmente no lo está. Del mismo modo, si son muy cremosas, tenderán a moverse y a acumularse en los pliegues del párpado, dando lugar a líneas muy antiestéticas. Además, por norma general, las sombras cremosas no tienen mucha duración y no conseguiremos que nuestro maquillaje aguante todo el día.

Labiales: ni fijos ni super cremosos, el punto intermedio será la mejor opción.

La elección de la textura de la barra de labios es muy importante para obtener un buen resultado. Si elegimos una muy fija y mate corremos el riesgo que el labio acabe deshidratado y con un aspecto reseco y poco agradable. Los labiales fijos tienen ingredientes específicos para fijar el pigmento pero suelen acabar resecando y no son muy recomendables para los labios más maduros.

Los labiales extra hidratantes o los brillos de labios, suelen ser muy cremosos y en muchas ocasiones, se mueven por el contorno del labio, si el labio presenta pequeñas arruguitas verticales acabará desplazándose por ellas y marcando el antiestético “código de barras”.

La mejor opción es perfilar con un lápiz cremoso pero no demasiado, será fundamental que el color del perfilador y el de la barra de labios sean el mismo, de este modo, si el labial se va a lo largo del día, el perfilador ayudará a mantener el color más estable durante más tiempo.

Si nos gustan los labiales mate, el perfilador será la mejor herramienta. Podemos perfilar primero el contorno del labio, y rellenar después la mucosa labial con el mismo para conseguir un color homogéneo, duradero y de aspecto muy agradable.

Nuestras clientes siempre nos pregunta qué labial fijo recomendamos. Nuestra respuesta siempre es la misma: llevar la barra de labios contigo y retocarte cuando sea necesario. De este modo el labio siempre se verá más bonito y con la textura y jugosidad deseadas.

Respecto al color, en Lookvalencia lo tenemos muy claro: los tonos rojizos, granates y burdeos son la mejor elección para imprimir carácter al rostro y darle un aspecto muy saludable y rejuvenecedor. El labial rojo es nuestro fetiche, y si va acompañado de un maquillaje discreto y elegante, es una apuesta segura.

Máscara de pestañas: natural o resistente al agua?

Si es posible, y los ojos no son muy sensibles, recomendamos máscaras de pestañas fijas y resistentes al agua. En muchas ocasiones, los ojos de las personas maduras tienden a lagrimear. Si la máscara no es resistente acabará extendiéndose por todo el contorno del ojo creando un efecto “mapache” nada favorecedor. Lo que sí que es fundamental es retirar la máscara de pestañas diariamente con un buen producto desmaquillante. Es necesario dejar las pestañas completamente limpias al llegar a casa, del mismo modo, que es fundamental limpiar completamente el rostro e hidratarlo y nutrirlo con cosmética específica para cada tipo de piel.

Nuestro consejo: máscara de pestañas negro profundo y que de efecto pestaña postiza. No hay nada más joven que un ojo con muchas pestañas y muy negras. Es por ello, que en la mayoría de ocasiones, cuando maquillamos a nuestras clientes, les aplicamos extensiones de pestañas de grupo. Son la mejor opción para conseguir un ojo con un efecto muy intenso y una mirada definida y muy profunda.

El colorete: el indispensable para rejuvenecer el rostro.

Si hay un producto de maquillaje indispensable para nosotros, es sin duda, el colorete.

Es un producto muy versátil y fácil de usar. Lo podemos encontrar en infinidad de texturas: en polvo, en crema, en barra, líquidos, en mousse.. y todos son estupendos! La textura depende de los gustos de cada usuaria pero lo que sí que es seguro es que lo recomendamos para cualquier momento del día.

El color dependerá de la armonía de la modelo. Los rosado siempre son una gran elección porque aportan frescura y juventud al rostro. Si además tienen un punto satinado conseguiremos que resulten muy luminosos ayudando a mejorar el aspecto de la piel.

En definitiva, lo más importante para un buen maquillaje. Independientemente de quién lo lleve y la edad que tenga, es que se sienta completamente identificada con él. Que le haga sentir mejor y  más favorecida. No existe un “modelo” de maquillaje predefinido pero sí que existe el maquillaje personalizado y adaptado a los gustos de nuestras clientes.

Para el equipo de Lookvalencia, el mejor maquillaje es el que saca la sonrisa en el rostro de nuestra cliente cuando se miran al espejo. Cuando nos dicen: “es justo lo que quería” “es mejor de lo que esperaba” “me veo estupenda”…

Nuestro consejo es siempre el mismo: no abuses de las cantidades de producto, trabaja todos ellos de forma ligera y sobretodo, lleva lo que quieras, lo que te apetezca y lo que te haga sentir mejor.

Ese es el mejor maquillaje, el que te representa y no el que te esconde. El que te hace sentir bien hace que los demás te vean bien!


Un día de boda ·

LOVE

Vivencias del equipo de Lookvalencia

Los días de boda para el equipo de #Lookvalencia comienzan, normalmente de madrugada, muy temprano, muchas horas antes de la ceremonia de la boda para la que nos han contratado. Ya son muchos años, casi 20, los que llevamos “cuidando” de la novia horas antes del momento tan esperado por ella.

Lookvalencia nació de la mano de Pascual y de Norber. Pascual con sus peines y tijeras y Norber con sus pinceles y sus muchos colores. Ambos formaron un tándem, dispuestos a ofrecer a la novia un servicio que, entonces, no era muy habitual:  La idea era simplificar todo el proceso, ofrecerle a la novia peluquería y maquillaje en su casa, sin estrés, sin prisas, sin agobios. A día de hoy la fórmula sigue funcionando. Han cambiado las técnicas, los gustos y los estilos, pero la necesidad de estar tranquila un día tan importante está tan presente en las novias de hoy como en las de hace veinte años.

Comenzamos nuestra andadura compaginando nuestro trabajo con las novias con la docencia. Pascual profesor de peluquería, Norberto, de maquillaje, y los fines de semana los estilistas de las novias que decidían ponerse en nuestras manos.  Las novias se ponían en contacto a través de nuestra web o por teléfono, nos contaban sus necesidades, sus expectativas y concretábamos una reunión en un lugar agradable, un café o una copa de vino, y un buen rato de amena conversación donde el proyecto nacía y comenzaba a cobrar forma.

Todos estos años “de boda” nos han enseñado que la fórmula funciona y que poder crear un vínculo más profundo entre la novia y sus estilistas ayuda a que el día de la boda, los resultados siempre sean plenamente satisfactorios.

Si hay algo muy claro que hemos aprendido de todas las novias con las que hemos trabajado, es que no hay dos novias iguales, no hay un “peinado de novia”  ni un “maquillaje de novia”; hay un estilismo que debe reflejar lo más importante: la esencia de la persona que lo lleva.

Tratar de describir cómo sería un maquillaje de novia, o un peinado, ya es, de por sí, limitarlo y encasillar el concepto. No podemos presuponer cómo deberá ir peinada o maquillada, hay muchos factores a tener en cuenta: el tipo de ceremonia, la hora, el vestido, y el más importante de todos: el estilo de la novia.

En todos estos años, hemos maquillado a novias con labios de color rojo o de color burdeos, hemos peinado a novias con coleta, con recogido, con melenas sueltas, y todas, absolutamente todas han estado espectaculares. Pero no se trata de cómo las peinemos o las maquillemos. Es mucho más sencillo, y mucho más complicado a la vez. El secreto es que se sientan ellas, que se identifiquen con la mujer que ven reflejada en el espejo el día de la prueba, que no haya artificio, ni disfraz, que no haya imposición del estilista.

Es esta parte la más complicada. Nuestra experiencia profesional nos puede llevar a predefinir un estilo especifico analizando las facciones, su cabello, su fisionomía… pero de esta manera, estaremos diseñando un estilismo que se basa en el exterior, en “la apariencia” y el día de la boda, la novia, debe reflejar su esencia misma, su forma de ser y de expresarse.

Llegar a este punto es, sin duda, la parte más difícil, pero en Lookvalencia hemos encontrado el método que nos permite conseguirlo, nos basamos en dos premisas fundamentales: escuchar y empatizar.

En nuestras reuniones, lo que queremos es que la novia “ nos cuente”, que exprese qué tiene pensado para su “gran día”,  lo que le gusta, lo que no, sus expectativas, sus ilusiones, y todo lo que para ella es importante para su boda. Para nosotros es fundamental poder charlar con ellas en un espacio cómodo, relajado y sin estrés. En nuestros comienzos buscábamos lugares que nos provocaran estas sensaciones, y cuando decidimos abrir nuestra sede, teníamos muy claro que debería tener ese espacio íntimo y relajado para que “esta magia” se produjera. Costó encontrarlo, bueno mejor dicho, nos costó que “nos encontrara”.

Después de seis meses en busca y captura del local perfecto, llegó el día en que nuestra peluquería se presentó ante nuestros ojos. El día que nos abrieron la puerta de la que hoy es nuestra sede.  No vimos ni las cajas rotas, ni el polvo, ni la reforma que necesitaba, sólo vimos nuestro “rincón mágico”, nuestro espacio especial: nuestra terraza jardín.  El lugar donde todo empieza y acaba en Lookvalencia. Un café, una infusión, un refresco, y mucha mucha conversación, con clientes, con novias, con amigos…  El patio nos eligió, nos enamoró desde el primer momento. Recuerdo perfectamente cómo fue: Pascual y yo nos miramos, sonreímos y nos dijimos: “lo tenemos!”.

Tres meses después, (y unos cuantos quebraderos de cabeza), Lookvalencia abría sus puertas, 19 de Agosto de 2019. El 9 se ha convertido en nuestro número mágico, nos ha traído muchas alegrías.

Ese mismo día, nuestro “primer día de trabajo” con una cantidad de nervios y mariposas en el estómago muchísimo mayores de lo que podíamos imaginar, tuvimos nuestra primera reunión con nuestra “primera novia”: Irene.

Irene vino acompañada de su madre y de su hermana, nos sentamos en nuestra terraza y comenzamos a conocernos. Nuestro espacio les encantó, a nosotros también nos encantó compartirlo con ellas y descubrir que cumplía con nuestro objetivo: teníamos nuestro “rinconcito”. Misión cumplida.

El día de la boda de Irene nos desplazamos a su casa, el día comenzó muy pronto, eran las 6 de la mañana y aún no había amanecido. Nos recibió Jose, su madre, y después de deleitarnos con un desayuno espectacular, nos pusimos «manos a la obra”. La mañana transcurrió entre risas y mucha charla. Fueron unas horas estupendas, compartimos los momentos previos a la ceremonia con la familia y nos sentimos como en casa.  Para nosotros, poder conocer más en profundidad a nuestras clientes es fundamental. No sólo porque podemos desarrollar mejor nuestro trabajo, si no porque   esto nos permite sentirnos plenamente realizados cuando lo hacemos, nos llena, nos hace sentir muy bien. Gracias a estas buenas sensaciones, disfrutamos cada día con cada novia como si fuera la primera, y es por eso que nos sentimos afortunados, porque nuestro trabajo nos encanta!

Queremos aprovechar nuestro blog para agradecer a todas y cada una de las novias que han querido contar con nosotros para su gran día.

Sobretodo porque son ellas las que nos han hecho crecer en lo personal y en lo profesional, y nos han ayudado a ser mejores profesionales, pero sobretodo, mejores personas.

Gracias!!

Norber y Pascual